IMÁGENES PERSONALES

Siguiente parada: MAZATLÁN (SINALOA)… HERMOSO!!!!!!!!!!

Llegamos cerca de mediodía, al embarcadero “TITANIK” (lo sé, no sonaba a buen augurio, Y SÍ, así lo escribieron) para dar un paseo por la bahía en Katamaran, para admirar el mar, las cuevas y a los lobos marinos, de ahí nos llevaron a comer pegados a la playa, y con barra libre!!! (tampoco es que haya tomado mucho), también en la playa hay una zona de casas rodantes, donde se veía mucho extranjero de paseo, mucha gente mayor en la gran mayoría de los casos (valga la redundancia/rebuznancia (chiste)), también me hice un tatuaje de henna (ensayando para el real que algún día me haré), después de un par de horas, tocó regresar al embarcadero.

Al llegar la noche, a dar un paseo por el malecón, que esta ENORME, en una de las famosas “pulmonías” que son unos taxis como carritos de golf, totalmente abiertos, de ahí su nombre: “te va a dar pulmonía”, cobró $300.00 pesos mexicanos la hora, así que si van de varios, les saldrá super barato el recorrido, a menos que vayan lentos y se tarden dos horas, aun así me parece buen precio. Mazatlán de noche es más hermoso que de día, puedes admirar más cosas, la fuente de los delfines; la Alberca de  Carpa Olivera (en el Mar de Mazatlán :o) que cuenta hasta con un pequeño tobogán, y es totalmente gratuita; la plaza del corazón de los enamorados, famosa por ser punto de reunión para declaraciones; y claro, el viejo Mazatlán, con toda la belleza de lo histórico y típico que lo caracteriza.

Después fui al acuario de Mazatlán, que tengo que decirlo, y sin ánimo de ofender, está muchísimo mejor que el acuario de Veracruz, y miren que es más famoso el de Veracruz. Ciertamente, en dimensiones el de Veracruz está enorme, definitivamente, pero en cuanto a variedad de especies animales (no solo tienen especies marinas) y shows, el de Mazatlán le gana facilísimo. Tiene exhibiciones (diarias, a mi parecer) de buceo con tiburones pequeños, de lobos marinos (mi preferido), aves tropicales y depredadores (no tan grandes, no se asusten). Precioso todo, regresaría a Mazatlán.

Siguiente parada: CULIACAN Y EL FUERTE (SINALOA)

Bueno, de Culiacán tengo poco que decir, básicamente hicimos una parada para cenar, y nos quedamos en una plaza comercial, eso sí, al fin conocí un casino bonito 🙂 porque en mi ranchito pues… no hay tanto, y en Durango había “Play City” y me pareció mmm…. No tan impresionante como lo pintan, dejémoslo así. El casino al que fui se llama “Royal Yak” y la verdad, me agradó mucho, no solo tiene las clásicas maquinitas (como play), tiene su área de bingo, de 21 blackjack, ruleta, me pareció ver Baccarat (no estoy segura), área de apuestas deportivas, de comida, en fin, me gusto.

Ya de ahí nos dirigimos a la parada de “El Fuerte” para abordar el famoso y único tren de pasajeros que sobrevive en México: El Chepe (que debe su nombre a la ruta que tiene: Chihuahua-Pacífico CH-P).

Imagen de https://www.iefam.com

Es un gusto hablarles sobre este libro, que como pueden ver, la psicóloga que hay en mí ganó esta vez, ya que se trata de una excelente guía y apoyo para todos aquellos terapeutas que trabajen sobre todo con niños, ya que en las sesiones de práctica abordadas en este libro, se enfocan sobre todo en ellos, aunque con algunas modificaciones apropiadas según la edad del paciente, puede ser tipo de terapia aplicada también a adolescentes y/o adultos.

 

Esta técnica está muy bien explicada y ejemplificada en los casos aquí revisados, por lo cual yo, personalmente creo que es un excelente material. Afortunadamente, tuve el gusto de contar con una de las autoras (Tomoko Yashiro) como una de las catedráticas de mi maestría en curso, y fue un placer y honor.

 

Espero que les sea de utilidad, sobre todo a algún psicólogo que este por el blog.

Imagen de http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-250865/

Bueno, la película de esta semana es una que fue esperada por muchas personas, incluyéndome. Esto último resulta curioso si tomamos en cuenta que mi primera película Disney fue “Hércules”, nada antes vi, hasta mis 18 o 20 años ya cumplidos empecé a verlas, y eso porque curiosamente, tenía dos amigas que les encantaban éstas películas, y tantas referencias a ellas hacían y yo no entendía que me puse a verlas para entenderlas.

Poco puedo decir de este clásico hecho live action, la historia de Aladdin que generalmente todos (o casi todos) conocen: un malvado hombre ambicioso en busca del poder de la lámpara mágica, hace que un ladrón llamado Aladdin se arriesgue a entrar a la cueva para conseguirla a cambio de tener los recursos para impresionar a una princesa de la que se enamora, descubre el poder de la lámpara (y al genio) y se termina quedando con ella y pasando por diversas peripecias para descubrir que uno mismo es quien se debe dar su propio valor, que no tiene nada que ver con tus posesiones (es Disney, que esperaban). Solo tiene ciertas modificaciones en cuanto al destino del genio (el genial y talentoso Will Smith), y en que convierten a la princesa en toda una mujer empoderada (ya que el feminismo está con todo).

Si quieres ver un fantasioso cuento, tienes que verla, la disfrutarás. Eso sí, recuerda que todo es fantasía y saliendo del cine regresa al mundo real 🙂